HALITOSIS

 


 

 

El cuerpo humano puede desprender muchos olores.

La halitosis es uno de ellos (y algunos lo llamarían mal olor).

 

La halitosis o mal aliento es una afección (problema) muy frecuente entre la población.

Millones de personas la sufren (sólo en Estados Unidos hay 70 millones de afectados).

Encuestas de opinión pública demuestran que la imagen que crean las persones con halitosis es negativa.

 

No somos capaces de notar nuestro mal aliento.

 


2. Causas

 

Al contrario de lo que muchos pueden pensar, la causa principal de la halitosis es bacteriana.

 

 

 

Las causas más frecuentes de la halitosis son:

 

 

  • Enfermedad periodontal (piorrea).
  • Suburra lingüinal (depósito blanco que se encuentra en la parte posterior de la lengua). Esta placa se forma por las secreciones de la parte alta de la faringe, que está en contacto con las fosas nasales.
 

 

 

Los responsables del mal olor son los gases sulfurados que desprende esta suburra.

 

 

 

La causa principal son los restos de residuos alimenticios entre los dientes, y una mala o escasa higiene bucal, que supone un gran campo de cultivo para las bacterias y, por tanto, para las infecciones.

 

Acuérdese de lavarse los dientes y de usar (si es necesario) la seda dental.

 

 

 

La halitosis también puede ser síntoma de determinadas enfermedades que afectan a todo el organismo, como las enfermedades de hígado, una diabetes mal controlada, una insuficiencia renal, o una enfermedad de los pulmones o de la boca.

 

 

 


 

 

 

3. ¿Por qué hay personas que tienen mal aliento?

 

Algunas personas tienen más bacterias responsables del mal aliento que otras.

 

 

 

Es importante destacar que el mal aliento se origina, en un 90% de los casos, en la boca. El aire que sale por la nariz de una persona con problemas de halitosis no huele mal, mientras que el aire que le sale de la boca, sí. El 10% restante tiene el origen en afecciones estomacales, de garganta, nariz o senos paranasales.

 

 

 

El aliento puede variar por diferentes razones:

 

  • El momento del día tiene una relación inversa con el flujo de la saliva. Cuando dormimos no segregamos tanta saliva como de día o cuando estamos despiertos: la boca se seca y el olor del aliento empeora.
  • El aliento es peor cuando se empieza a hablar.
  • Las mujeres puede tener halitosis en los días de la menstruación.
  • La edad puede ser un factor que facilite el mal aliento.
  • Las prótesis dentales la facilitan porque pueden acumular restos de comida.
  • El hambre y el ayuno pueden ser causa de halitosis. Saltarse una comida o ingerir demasiadas calorías la favorece.

 

 


 

 


4. Alimentos y hábitos que pueden causar mal aliento

 

La cebolla, el ajo, el brécol, las especias aromáticas, el alcohol, las legumbres, por ejemplo, después de ser ingeridos se incorporan al flujo sanguíneo a través de la mucosa gástrica y después son liberados a la saliva y los pulmones. Así pueden prolongar el mal aliento hasta 72 horas más tarde de haber sido ingeridas. Este tipo de mal aliento no se puede eliminar con ningún tratamiento ni ningún producto conocido.

 

 

 

La solución sólo pasa por reducir la ingesta de estos alimentos.


5. ¿Cómo combatirla?

 

Actualmente hay tratamientos que, acompañados de medidas higiénicas y preventivas, pueden mejorar la salud y calidad de vida del paciente. Podemos destacar las siguientes:

 

  • Eliminar o reducir el consumo de tabaco y de alcohol.
  • Reducir las proteínas de la dieta (se ha demostrado que las personas que llevan una alimentación pobre en proteínas y rica en hidratos de carbono, tienden a reducir la halitosis).
  • Beber mucha agua para favorecer la secreción de saliva.
  • Comer a menudo para reducir la producción de compuestos gaseosos.
 

 

Beber agua a menudo puede disminuir el mal aliento.

 

 

 

 

 


6. Tratamiento



Las herramientas farmacológicas a las que se puede recurrir son colutorios con antisépticos. Los más usados son:

  • Clorhexidina
  • Hexetidina
  • povidona yodada

La clorofila se usa por su actividad desodorante en pastillas y chicles.
Algunos preparados llevan sales de zinc que parece ser que reducen los compuestos volátiles sulfurosos.


7. Halitosis y costumbres

 

 

La halitosis es un problema que interfiere en las relaciones sociales y laborales de las personas. Debe ser por eso que todas las culturas han intentado combatirla con remedios caseros, más o menos efectivos.

 

  • En la India es frecuente masticar semillas después de las comidas.
  • Desde tiempos inmemoriales, en Irak se usa el "clavo de olor", que contiene eugenol, un potente antiséptico, muy usado en odontología.
  • Los musulmanes usaban un cepillo especial para limpiarse la lengua.
  • En el Talmud (el libro hebreo) se dice que los rabinos que tengan halitosis no pueden entrar en el templo.